Páginas

jueves, 10 de noviembre de 2011

Concédame

Un espacio
en su eterna libertad
preciso
para danzar en el horizonte
le ruego
a su voluntad, yo dispuesto
solo unos segundos me concediere
para los destellos de su rostro
sentir en mis dedos
junto con su libertad
que quisiera secuestrarle
poder nadar sobre las nubes
sin silencio que arruine mis oídos
en sus momentos
no llamarme solo
contar con su luz en mis palabras
para que vivas la acaricien
mantener la intriga alimentada
para a su tiempo desenlazar su libertad y amarrarme a ella
entonces no llamarme solo
esta vez eterno en su horizonte
nuestras manos atadas al tiempo
en su libertad que compartimos
hiriendo de muerte la soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario